COMO ARAR EL SUELO SIN ARADO NI MOTOCULTOR

Cuando decidí cultivar mis propios alimentos no me imaginaba necesitar maquinaria ni herramientas que no estuvieran al alcance de mi bolsillo. Un motocultor cuesta algunos centenares de euros y yo no estaba dispuesta a hacer esa inversión tan sólo para usarlo dos veces al año.

Me habían cedido una parcela de unos 50m2 y remover toda esa tierra con la azada era misión imposible para mi. Por suerte cuando estas en un terreno de huertas siempre hay algún vecino amable que te soluciona el problema.

Pero, ¿como arar una extensión sin vecino amable?

Encontré la respuesta en el método del biocultivo intensivo donde, en realidad no aran la tierra, si no que la mullen y la airean de forma que se molesta lo menos posible la microfauna que hay en el terreno. Su nombre es doble-excavación y consiste en preparar una cama de cultivo con tierra suelta a, más o menos una profundidad de 60 cm.

La mejor época para realizar lo doble-excavación es en primavera, justo antes de plantar los planteles. Éstos crecerán mejor en tierra mullida. La mejor medida para tus camas es un ancho de 1,5m, el largo lo decides tú aunque lo mejor es que dejes pasillos cada 10m para hacer más cómodo el paso.

Herramientas

4 estacas o palos

Cuerda

Una pala

Una horca

Una carretilla o cubos

Compost maduro

Paso a paso

 

Preparativos:

1. Coloca estacas en las esquinas y únelas con una cuerda para delimitar la parcela.

2. Si el suelo esta duro riégalo durante dos horas y deja que el agua haga su función durante dos días.

3. Afloja el suelo con el bieldo o la horca a una profundidad de 30cm.

4. Deshierba, eliminando las raíces que encuentres. Puedes echarlas a la composta si quieres.

5. Riega ligeramente durante uno o dos días.

6. Deja reposar el suelo durante un día.

La Doble Excavación

Consigue una tabla ligera para que al ponerte encima se reparta tu peso y no apelmaces la tierra.

1. En un extremo de la cama excava una zanja de 30 cm de ancho por 30 cm de profundidad con una pala. Conserva esa tierra en cubetas, carretilla o en un montón en el suelo, nos servirá para rellenar la última zanja.

2. Con la horca, afloja otros 30 cm de profundidad de la misma zanja. Hunde la horca todo lo que puedas empujando con el pie y haciendo peso con tu cuerpo, empuja el mango hacia abajo y hacia adelante para aflojar la tierra y airearla. Afloja sólo hasta donde puedas manejar con facilidad la horca. Si la tierra sigue estando dura vuelve a preparar la cama aflojándola.

3. Excava la parte superior de la siguiente zanja, con las mismas medidas que la primera zanja (30×30). Cava hasta donde puedas, si no llegas a los 30 cm no te preocupes. Deja caer la tierra suelta y aireada de la pala en la zanja anterior tratando de no mezclar demasiado las capas de tierra.

4. Afloja 30cm de la misma zanja.

5. Sigue con los pasos 3 y cuatro hasta terminar la cama.

6. Después de cada 3 o 4 zanjas rastrilla la superficie para alisarla y nivelarla. Si lo haces así puede que la tierra que habías guardado te sobre. La podrás utilizar para compost o para hacer planteles.

7. Nivela con el rastrillo toda la cama.

8. Esparce por la superficie una capa de medio a un centímetro de compost maduro e incorpóralo a la cama a una profundidad de 5 a 10 cm.

Si no vas a trasplantar inmediatamente cubre la superficie con una media sombra y mantén la tierra húmeda para conservar con vida los microorganismos.

Hemos des compactado la tierra, así que procura no caminar sobre ella o el trabajo que hemos hecho no servirá de nada.

Es un trabajo duro la primera vez, pero, en el caso de que uses la cama en la huerta, las siguientes no te costarán tanto y no tendrás que alquilar o pedir prestado el motocultor. Además, tendrás un suelo vivo que repercutirá en la producción.

Tampoco tienes que llegar la primera vez a los 60 cm si la tierra esta muy dura, las plantas profundizarán en el suelo y lo ablandarán.

Se puede utilizar también para parterres de flores, para preparar el suelo de frutales antes de transplantarlos… Siempre con la constante de no pisar esa zona.

¿Qué te ha parecido este sistema? ¿Crees que podrías llegar a utilizarlo? Añáde un comentario con tu respuesta.

Tus comentarios son lo más importante de este blog